1 2

miércoles, 29 de agosto de 2012

Alojamientos temporales para mitigar inundaciones en el corregimiento de Bolombolo


Venecia (Ant.), agosto 28 de 2012.- Como prevención a la próxima temporada invernal, el Centro Tecnológico del Mobiliario, a través de la estrategia SENA Humanitario, entregó oficialmente a la administración municipal 20 alojamientos temporales para este número de familias que habitan el corregimiento de Bolombolo, el cual cada año se enfrenta el desbordamiento del Río Cauca.

La Entidad como integrante del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, apoya las fases de atención, rehabilitación y reconstrucción, adicional implementa una fase de prevención, en la que educa a las comunidades y les brinda herramientas para mitigar el impacto ocasionado por los diferentes tipos de desastre.

Con la entrega de estos alojamientos, cerca de 100 personas ya cuentan con un lugar donde acudir en el momento que el río empiece a subir de nivel causando las inundaciones.

La inversión de este proyecto por parte del SENA fue de 160 millones de pesos, en el que además del beneficio a la comunidad, se formó talento humano, ya que fueron los aprendices del Técnico en Construcción de Viviendas y Técnico en Carpintería para la Construcción quienes realizaron los alojamientos.

Según Ángela Henao, Subdirectora del Centro Tecnológico del Mobiliario “Con esta entrega el SENA se une a la iniciativa de Colombia Humanitaria, para aportar desde lo que hacemos a que las personas que se ven afectadas por la ola invernal puedan alojarse dignamente mientras pasa la emergencia”.

Con un área de 18 m2, los alojamientos temporales modulares, están compuestos por 37 paneles en tableros aglomerados RH, 16 bastidores para plataforma del piso, 8 largueros para la estructura de paneles y 2 lonas de poliéster recubiertas con PVC.


Al año más de 500 familias se ven afectadas por las inundaciones en Bolombolo. Luz Marina Santana, una joven mujer cabeza de familia y beneficiada de la entrega de alojamientos expresó, “Yo me alegro mucho, le agradezco al SENA y al municipio, ya cuando venga el río sé a dónde puedo correr con mis tres hijos y guardar mis cositas”.